Cómo mejorar tu sistema inmunológico

¿Cómo puedes mejorar tu sistema inmunológico? En general, tu sistema inmune hace un trabajo notable al defenderlo contra los microorganismos que causan enfermedades. Pero a veces falla: un germen invade con éxito y te enferma.

¿Es posible entonces intervenir en este proceso y estimular tu sistema inmunológico? ¿Qué pasa si mejoras tu dieta? ¿Tomar ciertas vitaminas o preparaciones herbales ayudará con ello? ¿O hacer cambios en tu estilo de vida con la esperanza de producir una respuesta inmune mejorada?




¿Qué puedes hacer para activar tu sistema inmunológico?

La idea de aumentar tu inmunidad es atractiva, pero la capacidad de hacerlo ha resultado difícil por varias razones. Y es porque el sistema inmune es precisamente eso: un sistema, no una sola entidad. Para funcionar bien, requiere equilibrio y armonía. Todavía hay mucho que los investigadores no saben sobre las complejidades y la interconexión de la respuesta inmune. Por ahora, si bien hay muchos testimonios de vínculos directos entre el estilo de vida y la función inmune mejorada, no están científicamente comprobados

Pero eso no significa que los efectos del estilo de vida en el sistema inmunitario no sean intrigantes y no se deban estudiar. Los investigadores están explorando los efectos de la dieta, el ejercicio, la edad, el estrés psicológico y otros factores sobre la respuesta inmune, tanto en animales como en humanos. Mientras tanto, las estrategias generales de vida saludable son una buena manera de comenzar a darle ventaja a tu sistema inmunológico.

Formas saludables de fortalecer tu sistema inmunológico.

La primera línea de defensa es elegir un estilo de vida saludable. Seguir las pautas generales de la buena salud es el mejor paso que puedes tomar para mantener tu sistema inmunológico fuerte y saludable de manera natural . Cada parte de tu cuerpo, incluido tu sistema inmunológico, funciona mejor cuando se protege de los ataques ambientales y se refuerza con estrategias de vida saludable como estas a continuación:

  1. Reduce tus niveles de estrés
  2. Modera tu consumo de alcohol
  3. Asegúrate de obtener tu A-B-C-D-Es
  4.  Calostro
  5. Factores de Transferencia
  6. Come más vegetales
  7. Hierbas y Suplementos
  8. Haz ejercicio
  9. Duerme lo suficiente
  10. Consume setas
  11. Dejar el hábito de fumar
  12. Reducir el consumo de productos artificiales y procesados
sistema inmune en acción
Inmunidad en acción. Un sistema inmunitario saludable puede vencer a los patógenos invasores como se muestra arriba, donde dos bacterias que causan gonorrea no son rival para el fagocito grande, llamado neutrófilo, que los engulle y los mata (ver flechas).

Cómo mejorar tu sistema inmunológico

Un sistema inmunitario saludable reduce las posibilidades de infección viral y gripe. Con estas formas naturales de estimular el sistema inmunitario, puedes lograr un sistema inmunitario saludable.

Durante la temporada de gripe o de virus, muchos de tus compañeros pueden enfermarse, pero algunos se mantendrán firmes incluso cuando todos en su hogar estén enfermos de gripe. ¿Alguna vez te has preguntado cómo algunas personas se enferman muy a menudo y otras no contraen resfriados o infecciones virales? Se trata del sistema inmunológico del cuerpo.

El sistema inmune es la primera línea de defensa de nuestro cuerpo contra un microorganismo extraño que ingresa a él. Mientras más fuerte tu sistema inmunológico, menor sería la posibilidad de que te enfermes. Pero tener un sistema inmune fuerte no te hace invencible.

Con pocos cambios en tu dieta y rutina, puedes asegurarte de que tu sistema inmunitario sea lo suficientemente fuerte como para protegerte contra las infecciones de virus. Desde dormir durante 8 horas hasta caminar al sol y seguir una dieta equilibrada, las formas son simples pero realmente pueden ser útiles si se siguen.

1. Reduce tus niveles de estrés

El estrés crónico suprime la respuesta inmune del cuerpo al liberar la hormona cortisol. El cortisol interfiere con las células T (un glóbulo blanco específico) para reproducir y recibir señales del cuerpo. El cortisol también reduce la secreción de anticuerpos IgA, que recubre el intestino y el tracto respiratorio, que son nuestra primera línea de defensa contra los patógenos. Para mantener tu estrés bajo control, practica yoga, meditación o respiración profunda en tu rutina regular.

2. Modera tu consumo de alcohol

Numerosas investigaciones han demostrado que la ingesta excesiva de alcohol puede alterar el sistema inmune y su vía de una manera complicada. Sin embargo, el consumo moderado de alcohol puede ser útil para la salud general del cuerpo.

3. Asegúrate de obtener tu A-B-C-D-Es

El dicho “una manzana al día mantiene alejado al médico” puede ser cierto, ya que el consumo de vitaminas puede estimular tu sistema inmunológico. La vitamina A, B6, C, D y E pueden ayudar a aumentar la fuerza del sistema inmunitario. La vitamina C es el mayor refuerzo de todos y la falta de ella puede causar varias enfermedades, incluido el escorbuto. Puedes obtener vitamina C de frutas cítricas, espinacas y fresas. Puedes tomar suplementos multivitamínicos recomendados por tu médico, sin embargo, la ingesta natural a través de los alimentos es la mejor manera.

4. Calostro

El calostro se refiere a la primera leche de mamíferos lactantes. La ventaja de amamantar es la ingesta de anticuerpos protectores que recibe de su madre. Estos anticuerpos lo ayudan a luchar durante los primeros años de su vida. Estos anticuerpos son la razón por la cual los niños amamantados son más saludables y tienen menos riesgo de contraer un resfriado o alergias. Podemos aprovechar los anticuerpos de la primera leche incluso cuando somos adultos. En forma de polvo, obtenido de vacas, cabras y otros mamíferos, estos anticuerpos se pueden mezclar con agua, jugo y batidos.

5. Factores de transferencia

Si eres intolerante a la lactosa, entonces en vez de calostro prueba los factores de transferencia, es una versión mucho más mejorada que el calostro.

A diferencia de los suplementos que puedes encontrar en las tiendas, los factores de transferencia no son vitaminas, minerales o hierbas. Sino que son moléculas que transfieren conocimiento y memoria inmunitaria, son parte de un innovador respaldo al sistema inmunitario.

Cómo mejorar tu sistema inmunológico suplementos que pueden ayudarte a combatir gripe y resfriados

Los factores de transferencia son diseñados por el sistema inmunitario para el sistema inmunitario, entonces son seguros y eficaces para personas de toda edad.

No es una medicina, ni vitaminas, es un producto que puede ayudar a elevar el sistema inmunológico en caso lo necesite, o también lo puede regular.

Los factores de transferencia se encuentran en el PDR (Physicians’ Desk Reference) desde el 2003, Rusia aprobó el uso de los factores de transferencia en sus deportistas olimpicos en pleno entrenamiento y competencia por ser 0 % tóxico, así como también recomienda el uso en todos sus hospitales, por nombrar algunos ejemplos.

6. Come más vegetales

Las verduras, frutas, semillas y nueces están cargadas de nutrientes que son esenciales para nuestro sistema inmunológico. Consumirlos a diario aumenta la inmunidad. Para un hígado sano, las verduras crucíferas como la col rizada, el brócoli y la col deben incluirse en la dieta diaria. Un hígado sano garantiza el proceso de desintoxicación natural del cuerpo.

7. Hierbas y Suplementos

Las hierbas como AHCC (inmunoestimulante extraído de algunas setas), Echinacea, Elderberry, Andrographis y Astragalus pueden ayudar a reducir la duración y la gravedad de las enfermedades. Además de eso, el uso de suplementos de vitaminas y minerales proporciona los nutrientes necesarios para un sistema inmunológico fuerte.

8. Haz ejercicio

Se ha demostrado científicamente que hacer ejercicio de manera regular puede mejorar tu sistema inmunológico. El ejercicio regular moviliza las células T, un tipo de glóbulo blanco que protege al cuerpo contra la infección. Sin embargo, el entrenamiento riguroso continuo debilita el sistema inmunitario, dejándolo propenso a la gripe y las infecciones virales.

9. Duerme lo suficiente

La falta de sueño puede hacer que se active una respuesta inmune inflamatoria, reduciendo la actividad de las células T en el cuerpo. Esto puede debilitar tu sistema inmunitario. Trata de dormir durante 7 a 8 horas y evita desvelarte la noche entera. Si viajas regularmente a diferentes zonas horarias, consume de 2 a 3 mg de melatonina para restablecer el ritmo circadiano.

10. Consume setas

Las setas son los hongos comestibles,  son la forma en que la naturaleza descompone las materias orgánicas para convertirlas en un suelo fértil. Uno de los alimentos más saludables del planeta, los hongos son ricos en nutrientes y minerales esenciales. Algunos de los hongos que son realmente buenos para el sistema inmunológico son: cola de pavo, maitake y shiitake, hongos tremella.

11. Dejar el hábito de fumar

Detén el hábito de fumar porque no solo aumenta el riesgo de cáncer sino que también daña el sistema inmunitario. Se dice que fumar tiene un impacto negativo tanto en la inmunidad adaptativa como en la innata. También puede aumentar las posibilidades de desarrollar respuestas inmunes patógenas dañinas, y fumar también reduce la efectividad de las defensas de su sistema inmunológico.

Sin embargo, si no puedes dejarlo, existen alternativas como el uso de parches de nicotina o cigarrillos electrónicos que ayudan a dejar de fumar y son menos dañinos.

12. Salir al sol

Salir a la luz natural es uno de los principales contribuyentes a la producción de vitamina D en nuestro cuerpo. La vitamina D es esencial para el funcionamiento saludable del sistema inmune, ya que ayuda al cuerpo a producir anticuerpos. El bajo nivel de vitamina D en el cuerpo ha sido calificado como uno de los principales motivos de problemas respiratorios. Una caminata rápida a la luz del sol durante 10-15 minutos asegurará que se produzca suficiente vitamina D en el cuerpo.

13. Reducir el consumo de productos artificiales y procesados

Cuando hagas tus compras de mercado evita los productos cuyos ingrediente contengas sustancias y químicos artificiales, acostúmbrate a leer los ingredientes en las etiquetas. Por ejemplo si compras salsa de tomate verifica que contenga tomate (se permite sal y especias) y no más de 3 productos químicos artificiales adicionales.

Conclusiones

Con estos pequeños esfuerzos y ajustes en tu rutina diaria, puedes mejorar tu sistema inmunológico y garantizar que esté saludable.

Un cuerpo sano no se trata solo de estar sano desde el exterior, sino también de tener una inmunidad más fuerte, y estas normas para mejorar tu sistema inmunológico pueden ayudarte a lograr el objetivo de un cuerpo sano. Estos pasos reducirían las toxinas en el cuerpo y proporcionarían los nutrientes necesarios que son esenciales para tu salud.

Mejorar tu sistema inmunológico no solo te mantendrá a salvo de enfermarte, sino que también te ayudará a prevenir enfermedades como el cáncer en la segunda mitad de tu vida. Además, estas formas naturales pueden ayudarte a envejecer saludablemente.

¿Deseas comentar este artículo? Deja tus comentarios abajo, compártelo y sígueme en Facebook y Twitter
Facebook: cubirocom
Twitter: @chefcubiro 




Contenido relacionado:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *