6 Recomendaciones para el almacenamiento de utensilios de cocina

Los utensilios de cocina (y su correcta higiene) son extremadamente importantes en nuestra salud ya que estos nos acompañan prácticamente en cada una de nuestras comidas y cuando no son correctamente aseados o almacenados nos exponen a bacterias y gérmenes que son capaces de enfermarnos desde el sistema digestivo.




Puedes tener los platos, ollas, sartenes, vasos y cubiertos más costosos, pero si no les das una correcta higiene o no los almacenas debidamente, eso no tiene ninguna importancia. Estos son los dos aspectos más importantes en los utensilios que utilizas para alimentarte a diario: la higiene y el almacenamiento de los mismos.

Si además quieres tener una cocina lujosa, es algo extra, pero no obligatorio. Y si la razón por la que aún no la tienes es la falta de presupuesto, aprende en Gananci distintos métodos para ganar dinero a través de Internet y empieza a diversificar tus fuentes de ingreso.

Ahora, volviendo al tema central, hay que destacar que los utensilios de cocina comprenden todas aquellas herramientas que utilizamos desde la preparación de los alimentos, lo que usamos para servirnos y también para almacenar los alimentos antes o después de preparados.

Esto quiere decir que los utensilios de cocina incluyen los envases plásticos o de vidrio donde guardas los ingredientes, tablas de picar, herramientas eléctricas de preparación, los utensilios que utilizas para servir, bandejas, pinzas, y hasta aquellos trastes plásticos en los que fabricamos hielo.

Si tratamos de mencionar cada uno de los utensilios de cocina que suelen haber en una casa promedio la lista será prácticamente infinita porque además, los mismos varían dependiendo de la cultura y también de los hábitos de las personas.

Recomendaciones para el almacenamiento de utensilios de cocina

La higiene de los utensilios de cocina no solo se reduce a lavarlos con un buen lavaplatos, el almacenamiento es crucial para que los gérmenes eliminados no se multipliquen ¿Sabes si estás almacenando correctamente tus utensilios después de que estos están limpios? ¿Estás seguro de ello? A continuación te daremos algunas recomendaciones para que puedas tomarlas en cuenta y asegurarte de que o te estás exponiendo a ti y a tu familia a factores patógenos:

1.- No almacenes los utensilios mojados. El agua es un excelente caldo de cultivo para bacterias, hongos y demás. Por eso es importante que te asegures de escurrir muy bien los utensilios antes de secarlos y guardarlos.

¿Te ha pasado que al sacar un plato de donde lo guardas este tiene una textura babosa? Eso se crea por la humedad y otros factores. Cuando esto pasa no es suficiente limpiarlo con un paño de cocina, lo recomendable es volverlo a lavar, lo que significará que prácticamente habrás perdido los recursos (tiempo, agua y jabón), la primera vez.

Seca bien los utensilios con un paño de cocina limpio antes de guardarlos en gavetas. En caso de que este paso te resulte tedioso, puedes disponer de un espacio donde estos puedan secarse libremente con el aire.

2.- Limpia adecuadamente los cajones y espacios de almacenamiento. Esto es algo que en muchos casos pasamos por alto, pero que es requerido para mantener la correcta higiene de los utensilios. Algunos pueden creer que estos lugares no se ensucian porque están resguardados y porque solo se usan para guardar utensilios ya limpios y secos.

Sin embargo, ninguna superficie está exenta para siempre de bacterias que no pueden ser percibidas por nuestros ojos. Por eso, la recomendación es que periódicamente limpies estos cajones y alacenas para asegurarte de que estás almacenando higiénicamente tus utensilios.

3.- Evita dejar los utensilios sin almacenar. Está bien que dejes secar los utensilios en una platera, pero luego de ello lo mejor almacenarlos en cajones o espacios cerrados especiales para ellos. Así evitarás que acumulen polvo y otros agentes que suelen estar en el ambiente y pueden adherirse a los utensilios que están expuestos.

4.- Lava muy bien los paños de secar. Como ya mencionamos, es crucial que antes de guardar los utensilios estos estén totalmente libres de agua y humedad. Si usas paños para secarlos, estos deben siempre estar limpios y secos para que puedan hacer su función eficazmente.

Los paños de cocina también deben estar correctamente almacenados porque si no, acumularán bacterias al mantenerse húmedos. Es preferible que después de usarlos los extiendas en algún lugar de la cocina donde puedan airearse muy bien. Nunca los guardes mojados porque agarran mal olor.

5.- Utiliza superficies removibles para facilitar la limpieza. Una recomendación que puede ser muy útil en tus espacios de almacenamiento es la de forrarlos por dentro con paños desechables o telas impermeables, sobre todo la capa inferior. Así, cuando requieras hacer la limpieza solo necesitarás renovar esto, además de que estarás resguardando las superficies de madera y otro tipo de materiales de tus estantes.

6.- Almacena los utensilios por categorías de uso. En todas las cocinas hay utensilios que son usados frecuentemente y otros que son solo para las ocasiones especiales. Organiza tus utensilios según esas categorías para que veas cómo te será mucho más fácil al momento de buscarlos.

Quizá tanto orden te resulte difícil de alcanzar, pero si sigues estas claves de Gananci, lo más probable es que logres tener éxito en lo que sea que te propongas.


Sobre el Autor:

 

Soy Andrés Gananci, un emprendedor y aventurero apasionado de la vida. Fundé mi primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigo viajando por el mundo mientras trabajo desde casa. 

Editor de Gananci.com 

También puedes encontrarme en Facebook y Gmail





Contenido relacionado:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *