La cocina sin grasas de más

Cuidar la alimentación resulta la mejor manera de brindarle salud al organismo. Por esto, usar los electrodomésticos creados en pro de la salud, garantizan el aprovechamiento de nutrientes de los alimentos sin descuidar el sabor, como es el caso de las freidoras sin aceite.

En la actualidad, las personas tienden a comer la llamada comida rápida debido a las ocupadas jornadas a las que se enfrentan cada día. Siendo esto perjudicial a la salud del organismo, ya que las mismas se caracterizan por su pobre valor nutricional. Además de ofrecer pocas vitaminas, minerales y estar acompañadas de bebidas carbonatadas y grasas dañinas para el cuerpo.

Sin embargo, las mismas personas suelen comprender que la alimentación es uno de los principales aspectos que define el buen estado de salud del ser humano. Pero lo que no buscan, es conocer el valor nutricional de cada uno de los ingredientes que participan en las comidas diarias, siendo esto fundamental para mantener un estado de salud óptimo.

Debido a esto, resulta importante conversar con un nutricionista que diseñe una dieta apropiada para el gasto calórico que se tiene durante la jornada diaria. Siendo el objetivo reponer la energía y mantener sano el cuerpo y la mente.

Equipos de cocina, tecnología y salud

Por otro lado, la tecnología ofrece artefactos y equipos que facilitan la cocina y permiten aprovechar los nutrientes de cada alimento. Estos elementos, también pueden marcar la diferencia en las maneras que el organismo procesa ciertos alimentos.

Ollas arroceras, vaporeras, hornos eléctricos, extractores de zumo y hasta freidoras sin aceite existen en pro de la salud de las personas.

Las mejores freidoras sin aceite del mercado. Suma salud a tu vida

La ciencia se ha dedicado a facilitar la vida del ser humano y ha puesto a su alcance procedimientos que mejoren su salud. A su vez, concientizó el gran problema que estaba ocasionando el incremento en el consumo de frituras y se abocó a la búsqueda de métodos que solucionaran este inconveniente

De esta manera, gracias a la tecnología, surge en el mercado moderno la posibilidad de freír sin tener que añadir aceite a las comidas. Se trata de un artefacto que funciona como un horno y usa aire caliente que se mueve a gran velocidad dentro de la máquina.

Evidentemente el objetivo de este aparato es disminuir el exceso de calorías que contienen los alimentos fritos sin cambiar el sabor. Una de las ventajas que ofrece este instrumento culinario es la reducción del tiempo en la cocina, permitiendo cocinar carnes rojas y blancas, vegetales y verduras en un tiempo menor que el acostumbrado.

Por ser un reciente invento, es normal preguntarse cómo y dónde elegir la mejor freidora sin aceite, pero gracias al crecimiento del mundo digital, existen las web comparativas de freidoras sin aceite, como https://freidorasinaceite.pro/, que han surgido para ofrecerle al usuario el mejor producto del mercado, presentando a su vez una guía comparativa de este artículo.

Asimismo, para elegir un modelo es importante pensar en la frecuencia de uso, la cantidad de alimentos que serán cocinados en cada ronda y otras características como la posibilidad de meterla en una máquina lavavajillas. Para esto, las opiniones de otros usuarios pueden ayudar en la elección, siendo estos comentarios sobre funcionalidad, garantías y facilidad de uso.




Balanceando las comidas. Eligiendo la grasa natural

Al pensar en comida balanceada se piensa que la grasa debe desaparecer de las recetas. Esto no es correcto, cada uno de los tipos de nutrientes deben ser consumidos, puesto que los carbohidratos aportan energía y las grasas también, solo que estas tienden a almacenarse.

En su composición química, las grasas son una mezcla de carbono, hidrógeno y oxígeno. Por esto, los especialistas en salud indican que si cada gramo de grasa consumido se utiliza en los procesos orgánicos, en movimientos o actividades mentales, no hace daño. Pero si por el contrario es mayor la ingesta de grasa que la actividad realizada, entonces puede producir obesidad y enfermedades cardiovasculares.

Entendiendo esto, se puede añadir la información referente a la existencia de dos tipos de grasas, conocidas como las buenas (insaturadas) y las malas por el efecto que producen en el organismo.

Para controlar el nivel de grasas buenas y malas que se consumen es importante acostumbrarse a revisar las etiquetas, siendo los alimentos con mayor contenido de grasas trans (grasas malas): los caramelos, helados, margarina y galletas, así como también abundan en pizzas, salsas, pastas y todos los alimentos fritos. Conociendo esta información, se puede generar acciones de cambio dentro de la alimentación en pro de la salud.





¿Deseas comentar este artículo? Deja tus comentarios abajo, compártelo y sígueme en Facebook y Twitter
Facebook: cubirocom
Twitter: @chefcubiro 


Contenido relacionado:


Ivan

Chef DCI, Diseñador Gráfico, Especialista en TI y Metalero. Nada como hacer cosas positivas (y hacerlas bien), los viajes, el blogging, los aromas de las cocinas activadas, buen Heavy Metal, las cañas y un buen vino con buenos temas de conversación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *