Cómo limpiar una olla de acero inoxidable y dejarla brillante

Compartir este artículo:

¿Cómo limpiar una olla de acero inoxidable y dejarla brillante? Usar agua y jabón común para platos para limpiar una olla o sartén de acero inoxidable no funcionará. Las ollas y sartenes de acero inoxidable pueden acumular una cantidad excesiva de restos de comida quemada y grasa, tanto por dentro como en la base, que con el tiempo se vuelve cada vez más difícil de eliminar. Como resultado, su sartén que alguna vez estuvo inmaculada rápidamente comienza a verse desgastada y un poco desagradable, y parece que hay poco que pueda hacer para arreglarla.

Sin embargo, debes saber que existen técnicas para deshacerte de estas manchas poco atractivas. La limpieza del acero inoxidable requiere precaución, pero aún es posible hacerlo sin poner en peligro la superficie.

Cómo limpiar una olla de acero inoxidable

Antes de comenzar, asegúrate de leer y seguir las instrucciones proporcionadas por el fabricante de tu olla o sartén de acero inoxidable. Es posible que debas limpiar tu sartén de acero inoxidable con más cuidado dependiendo de cómo se haya fabricado.

Una vez que hayas terminado de usar su sartén u olla de acero inoxidable, haz todo lo posible para deshacerte de hasta la última partícula de comida. Cuando esté lo suficientemente fría como para manipularla, muévela al fregadero para que puedas limpiarla. No debes enjuagar ni llenar la sartén u olla con agua fría mientras aún está caliente, ya que hacerlo podría dañarla porque el metal caliente puede deformarse e incluso romperse, «choque térmico» es el término para esto.

  • Para lavar tu olla o  sartén de acero usa paños de limpieza de microfibra suaves, como los paños de limpieza de microfibra Amazon Basics, para lavar la sartén.
  • Evita usar algo más abrasivo que eso, como estropajos, ya que pueden dañar el acero inoxidable.
  • Para disminuir las marcas de humedad, limpia siguiendo el grano
  • Usa toallas de microfibra para enjuagar y luego secar tu olla/sartén, y guárdala separada de otras sartenes (el metal raya al metal).

Comida quemada: necesitarás algunos productos de limpieza adicionales y un poco más de trabajo para eliminar las manchas difíciles. El bicarbonato de sodio y el vinagre blanco destilado son dos excelentes limpiadores que también son lo suficientemente suaves como para no dañar las superficies de acero inoxidable.

  • Primero debes agregar agua a tu sartén, lo suficiente para cubrir las marcas de quemaduras en la base
  • Luego agrega una taza de vinagre blanco destilado a la mezcla
  • Es posible que desees abrir una ventana o asegurarte de que la habitación esté bien ventilada, ya que esto puede oler bastante fuerte
  • Después, lleva la solución en la estufa y retírala tan pronto como alcance la temperatura de hervor
  • Ahora se deben medir dos cucharadas de bicarbonato de sodio y agregarlas a la solución de vinagre y agua. A medida que reaccionan el vinagre y el bicarbonato de sodio, prepárate para que la mezcla burbujee por un momento. Esta reacción química es beneficiosa ya que ayuda en el proceso de limpieza
  • Espera hasta que la sartén se haya enfriado antes de drenar la solución de limpieza y llevar a cabo las recomendaciones generales de limpieza mencionadas arriba
  • Usa un estropajo que no raye, como el Scotch-Brite Non-Scratch Scour Pads, para ayudar a eliminar los residuos quemados. No te rindas si no puedes deshacerte de todas las marcas en una sola sesión. La limpieza del acero inoxidable requiere persistencia y paciencia, y este procedimiento se puede realizar con la frecuencia que se desees.

Manchas en la parte inferior

Ver decoloración y manchas en la parte inferior de las sartenes cuando están colgadas en exhibición puede ser muy molesto. Estas marcas de quemaduras son una de las manchas más difíciles de eliminar, ya que están formadas por grasa y partículas de alimentos y probablemente se hayan horneado repetidamente. La buena noticia es que todo lo que se necesita para deshacerse de ellos es el bicarbonato de sodio.

En un recipiente pequeño, mezcla una taza de bicarbonato de sodio con cuatro cucharaditas de agua. Esto debería combinarse para hacer una pasta espesa que no sea líquida en absoluto. Voltea tu sartén u olla de acero sobre un paño de cocina para que puedas ver claramente las marcas de quemaduras.

Con un paño de microfibra o con los dedos, apliqua la pasta en cada marca. Al hacer esto, trata de cubrir completamente las marcas. Después de 20 minutos, rocía la pasta con vinagre blanco destilado y deja que se produzca la reacción química. Con un estropajo que no raye o un paño de microfibra, ahora puedes eliminar las marcas de quemaduras. Repite según sea necesario para restaurar la apariencia del fondo de la sartén u olla.

Si lo prefieres, también puedes usar un limpiador hecho específicamente para limpiar ollas y sartenes de acero inoxidable, como Bar Keepers Friend Superior Cookware Cleanser & Polish. Sin embargo, asegúrate de que todos tus artículos de limpieza, incluidas las herramientas que emplees, sean apropiados para cuidar tus ollas de acero ioxidable.



Consejos para el cuidado de las ollas de acero inoxidable

  • Guarda tus ollas y sartenes correctamente para que no entren en contacto y se rayen entre sí
  • No laves la olla o  sartén de acero inoxidable hasta que se haya enfriado por completo para evitar que se deforme
  • Limpia profundamente tu sartén de acero inoxidable cuando sea necesario para mantenerte al tanto de las manchas
  • Limpia siempre en la dirección de la veta para no rayar accidentalmente la superficie
  • Utiliza siempre productos y herramientas de limpieza adecuados
  • Seca tu olla o sartén de acero inoxidable inmediatamente después del lavado para evitar marcas de agua
  • Cuando estés cocinando, solo agrega sal al agua una vez que esté hirviendo. Esto evita la corrosión por picaduras.

¿Por qué el vinagre y el bicarbonato de sodio son efectivos para limpiar ollas de acero inoxidable?

Cuando combinas bicarbonato de sodio con vinagre blanco, inmediatamente notarás que se está produciendo una reacción química burbujeante. Esto ocurre porque el bicarbonato de sodio actúa como una base, mientras que el vinagre es ácido y se encuentra en el otro extremo del espectro. Cuando los dos se encuentran, intercambian protones y producen acetato de sodio, agua y dióxido de carbono. Esto es esencialmente agua salada.

Esa reacción química es lo que realmente es útil para la limpieza. La efervescencia ayuda a disolver y quitar las manchas, para que se limpien más fácilmente. Debido a que la reacción es lo que necesitas, no puedes mezclar la solución por adelantado. Entonces, por ejemplo, no podrías mezclar los dos en una botella de spray y luego aplicarlo, ya que la reacción ya habrá ocurrido. Sin embargo, puedes aplicar una pasta de bicarbonato de sodio con agua, dejarla y luego rociar vinagre blanco destilado, que es lo que recomendamos también para limpiar un horno y fregadero de acero.

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *