La Liebre y la Tortuga

Viendo una tortuga que una liebre se burlaba de sus pies, la invito a correr juntas para ver cual de las dos llegaría antes al termino señalado.


Eligieron por juez a la raposa, por ser animal muy astuto, pero sucedió que, fiando en su ligereza, la liebre quiso descansar un momento en el camino y se durmió, mientras que la tortuga llego mucho antes al sitio indicado, sin correr, pero con perseverancia, y sin entretenerse, gano, claro esta, la apuesta.

«Se consiguen mas cosas con cuidado y diligencia que con la fuerza corporal»

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.