Dulce de Kumquats, kumquats confitadas

INGREDIENTES:

  • 1 kg de kumquats
  • Azúcar cantidad necesaria
  • Agua cantidad necesaria

 

PREPARACION

  • Lavar las Kumquats, escurrirlos y pincharlos con un tenedor en el mismo lado para que no se arruguen.
  • Poner abundante agua en una olla y llevar a calentar hasta que comience a hervir.
  • En ese momento agregar las kumquats y una vez que vuelva a levantar el hervor se dejan 5 minutos más y se retira la olla del fuego.
  • Escurrirlas y luego pesarlos.
  • Lleva la misma cantidad de azúcar y de agua que el peso de las kumquats.

Por ejemplo: si las kumquats pesan 800 gr, prepara 800 gr de azúcar y 800 cc de agua.

  • Poner en una olla el azúcar y el agua.
  • Llevar al fuego con la olla destapada y una vez que levante el hervor o el azúcar esté disuelto se agregan las kumquats.
  • Cuando vuelve a levantar el hervor se baja la llama y se deja media hora aproximadamente.
  • Se retiran y se dejan en reposo hasta el día siguiente.
  • Al día siguiente repetir la operación.
  • Generalmente este proceso lleva tres días de media hora de hervor y se completa.
  • Lo que no se debe hacer es revolver las kumquats una vez en el almíbar. Solo se giran haciendo girar la olla. De esta forma se remueven de una manera suave evitándose el choque brusco de uno contra otro que ayuda a desinflarse.
  • El punto exacto es cuando las kumquats están brillantes y transparentes y esto se detecta fácilmente ya que al retirarlos se nota con claridad su transparencia.
  • Retirar del fuego y acomodar las kumquats en frascos de vidrio templados y luego cubrir con el almíbar.
  • Cubrir el frasco con una tapa nueva a la que se le habrá pasado una gasa con alcohol.
  • Una vez cerrado el frasco inmediatamente invertirlo y dejarlo así 10 minutos aproximadamente y luego volverlos a girar.
  • Guardarlos en un lugar seco, fresco y preferentemente oscuro.

Cómo disfrutarlos:

  • Se pueden comer así resultando una delicia la combinación dulce–amarga.
  • O en diversas preparaciones dulces donde se aprovechan como complemento de la fruta abrillantada como budines, tortas, galletitas o pan dulce.
  • Son ideales para acompañar helados.

Envasados pueden durar un año. Una vez abierto el frasco, aproximadamente 15 días en el refrigerador.