17 Beneficios y Propiedades del Kéfir

¿Alguna vez haz oído hablar acerca de los probióticos? ¿Conoces el kéfir? El kéfir es bastante popular en los círculos de salud naturistas. Eso es porque contiene nutrientes y bacterias amigables que pueden ayudarte a mantener un intestino saludable. Veamos sus extraordinarios beneficios.




¿Qué es el kéfir?

El kéfir es una bebida fermentada, hecha de lo que los bebedores y productores de kéfir, llaman ”gránulos”.

Los gránulos de kéfir tienen un aspecto similar al de la coliflor pero son más blandos y gelatinosos; es una masa biótica simbiótica que combina bacterias probióticas, levaduras, lípidos y proteína.

Hay dos tipos de kéfir: kéfir de agua y el kéfir de leche.

En este post nos enfocaremos en el kéfir de leche, ya que ofrece myores aportes nutricionales y beneficios para la salud.

 Kéfir de agua

Los gránulos del kéfir de agua están compuestos principalmente de Lactobacillus brevis, Streptococcus lactis y Saccharomyces cerevisiae.

Sin embargo, se han encontrado otras bacterias y levaduras, dentro y en la superficie de los granos de kéfir de agua.

Cuando se agrega una mezcla de azúcar, agua y fruta seca, los gránulos del kéfir de agua fermentan la bebida, al consumir los azúcares y minerales, liberando bacterias beneficiosas que pueden colonizar el intestino.

Kéfir de leche

Los gránulos del kéfir de leche se componen principalmente de bacterias de Lactobacillus kefiri.

Cuando los gránulos del kéfir de leche se agregan a la leche,  a medida que consumen la lactosa, liberan probióticos y otros compuestos en la bebida.

Después de aproximadamente 24 horas, los gránulos se cuelan del líquido.

Puedes tomar la bebida que ahora contiene probióticos y puedes usar los gránulos para hacer otro lote de kéfir.

Los gránulos duran indefinidamente, siempre y cuando se “alimenten” con las proporciones adecuadas de líquido, nutrientes y azúcar.

Diferentes estudios han encontrado diferentes tipos de bacterias tanto en los gránulos de kéfir de agua como en el kéfir de leche.

Se puede preparar cualquier tipo de kéfir en casa, si puedes adquirir los gránulos, los cuales a menudo se venden en línea, así como también se pueden conseguir en tiendas naturistas.

¿Por qué el kéfir es bueno para ti?

  • El kéfir es una bebida fermentada hecha a partir de granos compuestos de levaduras y bacterias.
  • Contiene más de 40 cepas de bacteria, lo cual es más que un yogurt probiótico.
  • Mientras que el yogurt no contiene levadura, el kéfir contiene más de 6 cepas de levadura.
  • Las levaduras proveen aminoácidos adicionales y vitaminas.
  • Las bacterias benéficas en el kéfir colonizan el tracto intestinal, un beneficio que el yogurt no puede hacer.

 

17 Beneficios y Propiedades del Kéfir

1.- El kéfir es nutritivo

Las diferentes marcas de kéfir lácteo comercial contienen cantidades variables de nutrientes esenciales.

Una porción de 6 oz (175 ml) de kéfir de leche contiene aproximadamente:

  • Proteina: 6 gr.
  • Calcio: 20 % de (RDA Recommended Dietary Allowance: Ingesta Dietética Recomendada).
  • Fósforo: 20% de RDA.
  • Riboflavina: 19% de RDA.
  • Vitamina B12: 14% de RDA.
  • Magnesio: 5 % de RDA.
  • Carbohidratos: 7 gr.
  • Grasa: 6 gr (alrededor de 60% saturados).
  • Calorías: 104 kcal.

Muchos de los nutrientes que se encuentran en el kéfir preparado, dependen de la leche a partir de la cual se elabora la bebida.

2.- El kéfir puede aliviar el sistema digestivo.

Los productos lácteos fermentados que contienen bacterias del ácido láctico modifican favorablemente la microbiota del intestino.

Ciertos factores, como tomar antibióticos, pueden hacer que sea más difícil para el sistema inmune luchar contra los patógenos.

Los probióticos en el kéfir también se han encontrado para tratar:

  • Síndrome del intestino irritable
  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Problemas digestivos causados ​​por pylori, una bacteria que está vinculada al cáncer

Punto clave del kéfir: Las bacterias y levaduras presentes en el kéfir pueden ayudar a mejorar los problemas digestivos como la diarrea, la enfermedad inflamatoria del intestino y el síndrome del intestino irritable.

3.- El kéfir puede proteger contra las infecciones

Aunque los antibióticos eliminan las bacterias que causan infecciones, también pueden eliminar las bacterias beneficiosas.

Esto puede conducir a un desequilibrio de bacterias buenas y malas en el intestino, y un posible sobre-crecimiento de bacterias y levaduras no saludables.

Algunas de las bacterias del kéfir, incluido el Lactobacillus kefiri que se encuentra en el kéfir de leche, pueden luchar contra las infecciones.

Las investigaciones indican que esta bacteria puede ralentizar el crecimiento de patógenos nocivos, como Helicobacter Pylori, Salmonella y E. coli, que a menudo pueden provocar intoxicación alimentaria.

Un estudio incluso encontró que la aplicación tópica de kéfir ayudaba a prevenir la infección y estimulaba la cura de las heridas.

Esta actividad puede deberse en parte a kefiran, un tipo de azúcar que se encuentra en el kéfir.

Punto clave del kéfir: El kéfir tiene propiedades antibacterianas que protegen contra las infecciones cuando se consumen o se usa por vía tópica.

4.- El kéfir puede mejorar síntomas de la intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa ocurre, cuando el cuerpo no es capaz de digerir adecuadamente la lactosa, un azúcar de la leche.

Los granos de kéfir consumen la lactosa de la leche, convirtiéndola en ácido láctico. El resultado es una bebida que contiene menos lactosa que la leche.

Las enzimas en el kéfir pueden ayudar aún más al cuerpo al procesar los azúcares de la leche y mejorar una intolerancia o mala digestión de la lactosa.

Punto clave del kéfir: Los microbios de los granos de kéfir digieren la mayor parte de la lactosa en la leche antes de que ingrese a tu sistema. Es posible que puedas tolerar el kéfir si eres intolerante a la lactosa, incluso si no puedes tolerar el yogurt.

5.- El kéfir puede protegerte del cáncer

El cáncer es causado por las células en el cuerpo que mutan y crecen de manera incontrolada. Un tumor es un ejemplo de esto.

Los estudios demuestran que las bacterias buenas que se encuentran en el kéfir pueden impedir el crecimiento de tumores.

Los probióticos pueden ralentizar las enzimas que convierten ciertos compuestos en carcinógenos en el cuerpo. El kéfir también puede actuar como un antioxidante y proteger el sistema inmunológico.

El kéfir se ha estudiado por su papel en la protección contra el cáncer colorrectal. En estudios de laboratorio, se ha encontrado que estimula la destrucción de células tumorales.

También se encontró que el kéfir ayuda a estimular la muerte de las células cancerosas en una investigación sobre leucemia.

Otro estudio comparó los posibles efectos de prevención del cáncer, del kéfir con los del yogur.

El estudio llegó a la conclusión de que el extracto de kéfir era mucho más eficaz para reducir el número de células de cáncer de mama.

Sin embargo, algunos estudios in vitro mostraron que el kéfir no reducía la capacidad de las células cancerosas para movilizarse e infiltrarse en el cuerpo.

Aún así, el kéfir tiene efectos antioxidantes, que pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer.

Punto clave del kéfir: Los investigadores han descubierto que el kéfir puede tener un efecto protector contra el cáncer. Los estudios son prometedores, pero se necesita hacer más investigación en humanos.

6.- El kéfir puede ayudar a prevenir la osteoporosis

La osteoporosis es una condición caracterizada por la disminución de la masa ósea y el deterioro de la estructura del tejido óseo. El consumo simultaneo de calcio y vitamina k2 ayuda a prevenir la osteoporosis.

Algunos estudios han encontrado que el kéfir puede mejorar la masa y la estructura ósea en mujeres postmenopáusicas.

 

Una de las formas más exitosas para mantener la salud ósea y reducir el riesgo de osteoporosis es consumir suficiente calcio.

El calcio no es el único nutriente que puede ayudar a prevenir la osteoporosis. Se ha descubierto que la vitamina K2 desempeña un papel fundamental en la absorción del calcio.

La invesigación muestra que consumir suplementos con vitamina K puede ayudar a prevenir la pérdida ósea y reducir el riesgo de fractura.

La leche entera contiene más vitamina K que la leche baja en grasa.

Preparar kéfir con leche entera puede aumentar la cantidad de vitamina K que consume y proporcionar beneficios a sus huesos.

Los estudios han encontrado que el kéfir puede mejorar la masa y la estructura ósea en mujeres posmenopáusicas. Lo atribuyen a la capacidad del kéfir para aumentar la absorción de calcio del cuerpo.

Por lo tanto, aunque un vaso de leche y un vaso de kéfir lácteo pueden contener la misma cantidad de calcio, el kéfir puede mejorar la salud de sus huesos más que la leche.

Punto clave del kéfir: El kéfir de leche proporciona la misma cantidad de calcio que la leche, pero el cuerpo puede absorber mejor el calcio en el kéfir. Esto se debe a los probióticos presentes en el kéfir. Beber kéfir de leche puede protegerte contra la osteoporosis.

7.- El kéfir puede mejorar los síntomas de alergias y asma

El asma es causada por la inflamación (de la vía aérea) y los alérgenos.

Estudios en animales han determinado que el kéfir reduce la inflamación asociada con las alergias y el asma.

Se encontró que el kéfir suprimía significativamente los marcadores inflamatorios de interleuquina-4, células T-helper e inmunoglobulinas IgE. Esto, a su vez, tuvo un efecto antiinflamatorio.

De hecho, muchas reacciones alérgicas son causadas por la inflamación, motivado a un sistema inmunológico sobreactivo.

Punto clave del kéfir: el kéfir tiene propiedades antiinflamatorias que pueden reducir los síntomas de las alergias y el asma. Se necesita realizar más investigación en humanos.

8.- El kéfir ayuda a reducir peso y grasa

Entre la diversa variedad de bacterias presentes en el kéfir, se pueden encontrar: Lactobacillus gasseri, Lactobacillus paracasei, Lactobacillus amylovorus, Lactobacillus fermentum y Lactobacillus rhamnosus.

Estas cepas de bacterias pueden ayudarte a perder peso y grasa.

Lactobacillus gasseri. El Lactobacillus gasseri aumenta el tamaño de las moléculas de grasa, por lo cual  absorbes menos grasa de las comidas.

Tomar Lactobacillus gasseri puede reducir el peso, el índice de masa corporal (IMC), la grasa abdominal visceral, la circunferencia de la cintura y la cadera.

De hecho, en un estudio, la grasa abdominal se redujo en un 8,5% en 12 semanas consumiendo suplementos de L. gasseri.

Lactobacillus paracasei. El Lactobacillus paracasei aumenta los niveles circulantes de ANGPTL4, una hormona sérica proteínica que regula la quema de grasa. Como resultado, el almacenamiento de grasa se reduce.

Lactobacillus amylovorus y Lactobacillus fermentumEn un estudio, aquellos que consumieron suplementos con Lactobacillus amylovorus o Lactobacillus fermentum redujeron su grasa corporal en un 3-4% en 6 semanas.

Lactobacillus rhamnosus. Lactobacillus rhamnosus ha mostrado resultados significativos en las mujeres. Cuando se toma, ayuda al cuerpo a liberar leptina, la hormona de la obesidad.

Esta hormona aumenta la sensación de saciedad y en 3 meses contribuyó en la pérdida de peso en un 50%.

9.- El kéfir puede ayudarte a desintoxicar tu cuerpo

En nuestra era moderna, las toxinas nos rodean. Los consumimos a través de nuestras dietas y los absorbemos a través de cosméticos y otros productos.

El kéfir se puede utilizar para desintoxicar el cuerpo. De hecho, es particularmente efectivo contra las aflatoxinas.

Las aflatoxinas son toxinas comunes a las que estamos expuestos en los alimentos. Se propagan a través del moho y tienden a contaminar los maníes, por ejemplo.

La mantequilla de maní, por ejemplo, sería un culpable común, especialmente si los granos no se tuestan como parte del procesamiento.

Si bien la compra de mantequilla de maní procesada correctamente puede reducir su exposición, es difícil evitar la exposición a estas toxinas por completo.

También puede encontrar aflatoxinas que contaminan granos como los del maíz, la soja o el trigo, así como aceites vegetales como la semilla de algodón, la soja y el aceite de canola.

Las bacterias del ácido láctico en el kéfir permiten que el kéfir se una a las aflatoxinas, que es lo mismo que matarlas.

Por lo tanto, si consumes kéfir con regularidad, es posible que puedas desintoxicar tu cuerpo de aflatoxinas y otros contaminantes fúngicos.

Punto clave del kéfir: el kéfir puede desintoxicar tu cuerpo de las aflatoxinas tóxicas que se consumen a través de tu dieta.

10.- El kéfir contiene más probióticos que el yogurt

Seguramente  pensarás que el yogurt es un alimento que contiene cultivos vivos activos. Muchos yogures contienen probióticos.

Sin embargo, el kéfir contiene más de 40 cepas de bacterias, superando al yogurt. Mientras que el yogurt no contiene levadura, el kéfir contiene más de seis cepas de levadura.

Las levaduras proporcionan aminoácidos y vitaminas adicionales.

En conclusión, el kéfir contiene más bacterias y levaduras que el yogurt, lo que lo convierte en una fuente probiótica más compleja.

11.- El kéfir puede colonizar el intestino

Los expertos dicen que si los probióticos no pasan del ácido estomacal al tracto gastrointestinal, no podrán proporcionar efectos en la salud.

Se cree que la base láctea de kéfir reduce la acidez del estómago y permite que las bacterias beneficiosas lleguen al intestino grueso.

En estudios de laboratorio se expuso los probióticos presentes en el kéfir, en ácido con un pH similar al del ácido del estómago y los probióticos sobrevivieron.

Incluso se ha demostrado que los microbios presentes en el kéfir, se adhieren a células similares a las de las paredes de su intestino, por lo tanto lo colonizan y ayudan a protegerlo contra las bacterias dañinas.

Punto clave de kéfir: Estudios de laboratorio demuestran que los probióticos en el kéfir, pueden atravesar el tracto gastrointestinal superior y colonizar el intestino grueso, donde pueden tener efectos terapéuticos duraderos.

12.- El kéfir ayuda a preservar la comida

Se trata de un beneficio de salud indirecto. La fermentación de los alimentos tiende a prevenir el crecimiento de bacterias que causan enfermedades.

Al igual que en el intestino, si las bacterias buenas están creciendo en alimentos fermentados, las bacterias malas tienen problemas para prosperar.

La fermentación se ha utilizado durante siglos para ayudar a preservar los alimentos.

El kéfir puede no matar a la Salmonella, E. coli o a Listeria. Sin embargo, los panes elaborados con kéfir en lugar de levadura, permanecen más frescos durante más tiempo.

Punto clave del kéfir: Los alimentos fermentados, como el pan y la leche, con kéfir pueden ayudar a que se mantenga fresco por más tiempo y evitar que crezcan bacterias dañinas sobre ellos.

 

13.- El kéfir tiene beneficios cosméticos

El kéfir puede tener beneficios para tu piel también.

El contenido de ácido láctico del kéfir puede inhibir el crecimiento de bacterias que causa el acné, mientras que el ácido láctico, los péptidos y el suero contenidos en el kéfir pueden aclarar la piel.

Los productos para aclarar la piel pueden ayudar a reducir la aparición de marcas de nacimiento, lunares y puntos de lentigo, de modo que coincidan más estrechamente con el área circundante de la piel. Esto también puede funcionar con vitiligo.

Algunas personas también aclaran su piel por razones estéticas generales (esto es común en Asia).

Por lo tanto, si deseas aclarar su piel o tratar el acné, el kéfir puede ayudarte a lograr un tono de piel más uniforme y una piel más clara en general.

Punto clave del kéfir: si bien muchos de los beneficios del kéfir son internos, algunos de ellos también son visibles en la superficie de su cuerpo. El kéfir ha demostrado ser útil en el tratamiento del acné y también se puede utilizar para aclarar la piel.

14.- El kéfir acelera la cura de las heridas

Las propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas del kéfir tienen beneficios para la cicatrización de heridas.

Un estudio comparó los poderes de curación de heridas del gel de kéfir con el gel solo, una terapia convencional llamada sulfadiazina de plata, y un grupo de control (sin intervención).

El gel de kéfir que se incubó durante 96 horas arrojó resultados superiores en términos de inflamación, formación de cicatrices y reepitelialización de la herida.

Los investigadores postularon que las propiedades probióticas del kéfir también podrían haber jugado un papel importante.

Las heridas no curativas a menudo están sujetas a interrupciones en las comunidades microbianas, que se supone que están presentes en el cuerpo humano.

Las cualidades probióticas del kéfir pueden normalizar estas interrupciones, restaurando un equilibrio saludable.

Esto, a su vez, facilita la cicatrización rápida de heridas.

Punto clave del kéfir: debido a que el kéfir posee propiedades probióticas, antiinflamatorias y antimicrobianas, puede acelerar la cicatrización efectiva de las heridas.

15.- El kéfir puede tratar los síntomas del síndrome de abstinencia de la nicotina

Si alguna vez has tratado de dejar la nicotina en frío, sabes que los síntomas de abstinencia pueden ser bastante intensos.

Algunos síntomas problemáticos incluyen ansiedad, depresión y problemas cognitivos.

Un estudio con animales  analizó si el kéfir podría ayudar a aliviar cualquiera de estos síntomas debido a su alto contenido de triptófano.

Todavía se requiere investigación en humanos para probar algo definitivo, pero los resultados iniciales de los ensayos en animales son prometedores.

Los investigadores concluyeron que el kéfir podría teóricamente incorporarse a una dieta para pacientes que sufren de síntomas de abstinencia a la nicotina, y puede ayudar a reducir la ansiedad, el deterioro cognitivo y la depresión.

Punto clave del kéfir:  si estás luchando con el deterioro cognitivo, la depresión o la ansiedad por la abstinencia de nicotina, añadiendo kéfir a tu dieta puedes ayudar a aliviar sus síntomas.

16.- El kéfir puede mejorar la función cognitiva y posiblemente revertir la demencia

Ahora sabes que es posible que el kéfir pueda reducir los problemas con la función cognitiva asociada con la abstinencia de nicotina. Pero puede ser que esos beneficios sean más generales.

Un estudio en animales probó la retención de aprendizaje espacial en ratas y concluyó que la administración oral de kefir puede mejorar el aprendizaje espacial y la consolidación de la memoria en ratas.

Otro estudio, también en ratas, señaló que las bacterias del ácido acético, como las que se encuentran en el kéfir contienen lípidos estables a los álcalis (ASL) que pueden revertir el deterioro cognitivo asociado con la demencia.

Estos resultados justifican más estudios en humanos. Pero por ahora, los resultados son prometedores.

Punto clave del kéfir: el contenido de ASL del kéfir puede hacer que sea un tratamiento viable para mejorar la memoria y el aprendizaje espacial, e incluso revertir el deterioro cognitivo en la demencia. Como los estudios se han centrado en los animales, se necesitan más estudios en seres humanos para decir algo definitivo.

17.- El kéfir puede luchar contra los efectos del envejecimiento

El envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la edad están estrechamente relacionadas con el daño causado por el estrés oxidativo.

Tanto la leche como el kéfir de leche de soya son ricos en antioxidantes, tanto que pueden estar entre los componentes alimenticios más prometedores en términos de prevención del daño oxidativo y mutagénico.

Esto significa que pueden ayudar a prevenir una variedad de enfermedades relacionadas con la edad, como el cáncer o la demencia y también pueden servir para prolongar la duración de la vida.

Punto clave del kéfir: consumir kéfir puede ayudar a frenar el daño oxidativo en su cuerpo. Esto a su vez, puede ayudarlo a vivir una vida más larga y saludable sin enfermedades asociadas con el estrés oxidativo.

¿De dónde vino el primer grano de kéfir?

Extrañamente, nadie lo sabe.

Parecen haberse originado en las montañas del norte del Cáucaso. Hay mitos y leyendas, pero no hay datos históricos o científicos concretos.

Conclusión

En resumen, el Kéfir es bueno para tu salud.

Los probióticos y las levaduras en el kéfir de leche son más abundantes y variados que los que se encuentran en el yogur, y la investigación muestra consistentemente que estos compuestos tienen beneficios para la salud.

El kéfir de agua también contiene bacterias y levaduras beneficiosas .





¿Deseas comentar este artículo? Deja tus comentarios abajo, compártelo y sígueme en Facebook y Twitter
Facebook: cubirocom
Twitter: @chefcubiro 



Contenido relacionado:


Ivan

Chef y Consultor Desarrollo Web. Nada como los viajes, montañismo y hiking, el blogging, los aromas de las cocinas activadas, cocinar, comer... y unas cañas con buen tema de conversación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *